Basura: nuestra herencia para el futuro.


Que nuestro planeta es el bien más preciado parece algo que quedó olvidado ya hace mucho, mucho tiempo. Aparentemente vivimos en aquéllo que se denomina ¿Alta calidad de vida? o era ¿Estado de bienestar? Sea lo que sea todo eso de lo que gozamos ahora, que hace nuestra vida más fácil y fácil cada día, (sí, me refiero a nosotros los occidentales) es en detrimento de conservar un planeta vivo: fauna, flora... ¿Qué quedará de aquí a 50 años?. Más de una vez habremos escuchado aquello de "A mi me da igual, yo ya no estaré vivo para entonces..." ¿Realmente es esa la actitud que se espera del mundo? Ahora, más que nunca y a raíz de poder facilitarnos nuestras vidas tan ajetreadas, es simple mostrar un modelo de los miles de millones de kilos de plástico que se desperdician, por ejemplo, en empaquetar la comida take-away.


Imágenes como ésta serán lo que dejemos no sólo ya para ese futuro del que tanto se habla, sino para este presente que, confío que sea una mayoría, tanto nos preocupa.
No soy ninguna experta en el tema, pero creo que es triste y debería hacernos reflexionar, el hecho de que exista una isla, Garbage Island, que tenga dos veces, DOS VECES, la dimensión del estado más grande de EEUU, Texas, y que tan sólo esté formada de residuos humanos.

Encontré el documental que dejo a continuación, es realmente interesante.


De igual modo, dejo un enlace de una conferencia que Charles Moore dio sobre el tema en cuestión.


Por último, y a la espera de que esta breve entrada haga pensar a más de uno, cierro con esta frase (no sé quién es el autor):

Cuando el último árbol haya sido talado, el último pez pescado y el último río contaminado, te darás cuenta de que no puedes comer dinero..

6 comentarios:

Sheila Domingo dijo...

Grandiosa frase la última. No sé si la mayoría de la gente es consciente o no, de como bien has dicho, el futuro que a este paso nos espera, pero hacer que las cosas cambien depende en primer lugar de cada uno de nosotros modificando nuestra conducta respecto a pequeñas cosas que hacemos a diario y es algo que no vale con que lo hagan unos cuantos, es necesario que todo el mundo ponga de su parte y se conciencie de como quedará el mundo a este paso. La actitud de "a mi me da igual, ya no estaré vivo..." me parece de lo más egoísta posible, seguirán siendo personas aquellos que vivan en el mundo, estemos nosotros vivos o no.

Ernesto Vaca-Pereira Sánchez dijo...

Me gusta mucho el tema del blog, es un tema de actualidad y que además va influir notablemente en nuestro fúturo. Dices que en occidente tenemos ese supuesto " estado de bienestar", pero realmente ese imaginario ni siquiera es total en nustro "mundo", ya que seguramente vivamos en una mayor pobreza desde el punto de vista natural. No nos importa acabar con el planeta Tierra si para ello conseguimos las cosas de las que disfrutamos hoy en día. Para justificarlo usamos la típica frase que a apuntado Sheila, sin que esta sirva para nada.

SARA BUYO dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el pensamiento de mi compañera Elsa; opino que es un tema que nos concierne a TODOS, y del cual deberíamos pararnos a pensar un instante y recapacitar sobre todo lo que tenemos a nuestro alrededor, así como aprender a valorar las cosas por muy 'pequeñas' que parezcan, ya que serán 'grandes' día a día.

La frase con la que concluyes tu entrada ya la había leído en otro momento, y perfecta para que pensemos las cosas dos veces, porque lo que está en juego en tanto el futuro como el presente; buen reflejo de ello podemos fijarnos en los constantes cambios climáticos que se producen.

Así que debemos tomar conciencia de todo ello; y respecto de la frase que mencionas, como mi compañera Sheila me parece bastante, pero bastante EGOÍSTA, puesto que nuestros descendientes y las demás personas que vivan en un futuro se merecen un mundo mejor, no un mundo peor...

Laura del Campo dijo...

A tus reflexiones y atu entrada en general no le faltan razón Elsa.
Y es que en el actual mundo consumista y capitalista, la superproducción de las empresas y el superconsumo de todos nosotros hace que nos preocupemos por nuestra salud, nuestro físico, nuestro futro laboral... Pero, ¿y qué pasa con el planeta? El planeta Tiera también posee esas características y creo que todos tenemos la olbigación inherenre de hacernos y cnsiderarnos responsables de lo que le perjudica.
En mi opinión mucha gente sólo sabe valorar lo presente, lo actual, no la herencia que dejaremos a las siguientes generaciones.
Esta actitud apesta tanto como desgraciadamente debe hacerlo la mencionada "Garbaje Island"
Excelente entrada Elsa. Y enhorabuena por vuestro blog! :)

Alicia Ruiz Fernández dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión Elsa, y frases como "yo ya no estaré en este mundo para verlo así que me da igual" o "porque yo no recicle no se va a terminar el mundo" no me parecen adecuadas.Tenemos que concienciarnos de que cada uno tenemos que aportar nuestro granito de arena para no acabar con la Tierra,pero claro, para ello no solo tenemos que pensar en nosotros mismos, sino en toda la sociedad.

Ángel Serrano Sánchez de León dijo...

Sí, pero parece que estos temas no interesan y los ecologistas son unos alarmistas. Una pena. Las futuras generaciones se acordarán de nosotros, y no bien precisamente.

Publicar un comentario